Rabanitos asados al ajillo – Primeale. Del campo a la mesa

Los rabanitos son una de esas hortalizas que siempre te servirán de comodín en tu cocina cuando no sepas qué preparar. Y es que sabemos que hay días perezosos o en los que llegas tarde de trabajar y no tienes ganas de pararte a pensar qué comer o, por ejemplo, qué cocinar para tus hijos.

En anteriores entradas, os hemos hablado de los rábanos y de los beneficios que aportan. Mejorar la digestión de los alimentos, fortalecer tus defensas, estimular el drenaje del hígado o favorecer la eliminación de toxinas de tu cuerpo, son sólo algunas de las muchas ventajas que ofrecen. No solo eso, sino que además se prestan a ser preparados de una gran variedad de formas para no repetir plato ningún día de la semana. Además de comerlos crudos, es un alimento que puedes freír, rebozar o incluso guisar tanto laminados, picados como triturados. Como podéis ver, ofrece posibilidades infinitas para todos los gustos.

Os hemos enseñado ya como preparar ensalada así como una deliciosa sopa de rabanitos, dos receta muy completas que se adaptan perfectamente a tu dieta saludable. ¡No podemos olvidarnos de que los rabanitos son una fuente de vitamina C con un alto contenido en fibra!

Estamos convencidos que después de probar estos platos te has quedado con ganas de más. Es por esto por lo que hoy os vamos a enseñar cómo preparar rabanitos asados al ajillo. Una receta con la que se nos hace la boca agua cada vez que la vemos en nuestros platos. En fin, dejémonos de imaginarlo y ¡comencemos a cocinar!

¿Cómo cocinar rabanitos asados al ajillo?

Ingredientes

  • 2 manojos de rábanos
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • 1 ramita de romero
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  • Precalienta el horno a 180º mientras preparas el resto de ingredientes.
  • Limpia los rábanos. Despréndete de sus hojasy lávalos.
  • Pártelos a la mitad.
  • Deshoja la rama del romero.
  • Pela los dientes de ajo y lamínalos.
  • Incorpora en una bandeja de horno los rábanos, los ajos y el romero.
  • Salpiméntalo y rehógalo con aceite. Remueve todo y directo al horno.
  • Mantenlo en el horno durante 20-25 minutos.
  • Tan solo falta emplatar y ¡a comer!

Como podéis observar es un plato sencillo y rápido con un tiempo de preparación de tan sólo 5 minutos. Comer sano y rico es posible, y ahora sabemos cómo. ¿A qué estás esperando para probarlo? Seguro que a tus hijos les encantará. Cuéntanoslo.

(Fuente de la receta: lasrecetascocina)

Deja tu comentario