Son múltiples los nutrientes y minerales que hacen que los vegetales sean imprescindibles en nuestra dieta en cualquier época del año. Por ello, una forma diferente, excelente y, sobre todo, sabrosa de comer verduras es en puré.

El puré de patata y zanahoria se trata de uno de los platos más nutritivos por excelencia. Tanto los beneficios que puede aportar comer zanahoria como patata, convierten a esta crema en una fuente de fibra con un bajo contenido calórico.

¿Y los más pequeños de casa? ¡No te preocupes! El puré de patata y zanahoria para bebés es una de las alternativas que te facilitará la tarea de dar de comer vegetales de una manera fácil y rica.

La elaboración del puré de patata y zanahoria es muy sencilla, pero no por ello es menos apetecible. Se convertirá, sin duda, en uno de tus platos estrella para los días de invierno o, simplemente, cuando te apetezca comer de cuchara.

A continuación te dejamos una receta de puré de patata y zanahoria un poco diferente a la normal… ¡Al ataque!

Ingredientes:pure-de-patatas

  • 2 patatas medianas peladas
  • 2 zanahorias grandes peladas
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 cucharada de pimentón dulce
  • Un poco de pimentón picante
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Agua
  • Sal

Elaboración:

  1. Pelamos los ajos y los añadimos enteros a una olla con suficiente aceite de oliva virgen extra como para cubrir la base. Cuando estén dorados, añadimos la cebolla cortada en trozos un poco grandes y removemos bien.
  2. Cortamos en trozos grandes las zanahorias y las añadimos a la olla. Dejamos que se cocinen un par de minutos e incorporamos las patatas troceadas.
  3. A continuación, le añadimos el pimentón dulce y el pimentón picante, removiendo constantemente durante aproximadamente 1 minuto. Con esto conseguiremos que se mezclen bien todas las verduras y se impregnen de los sabores y el color.
  4. Le incorporamos el agua hasta cubrir las verduras y salamos al gusto. Tapamos la olla y dejamos cocinar entre 15 y 20 minutos hasta que las verduras estén tiernas. Pasado este tiempo, vertemos las verduras escurridas o con el agua (según lo queramos más o menos espeso) a un vaso de batidora.
  5. Por último, trituramos hasta conseguir un puré homogéneo y lo servimos en platos o cuencos. Para decorar, espolvorea por la superficie de cada ración unas semillas de chía o amapola. ¡Y listo!

¡Que aproveche!