Las patatas son, seguramente, el alimento que satisface a todo el mundo. Nos gustan ya desde la infancia y las vamos descubriendo en sus distintas posibilidades. Las patatas al horno con piel, por ejemplo, son una de las opciones que, ahora mismo, más se están demandando.

La patata es uno de los alimentos más populares del mundo y uno de los más versátiles en cocina. Hoy, que una de las formas más demandadas de degustarlas es con la monda vamos a ver una manera muy sabrosa de cocinar patatas al horno con piel.

Antes de seguir la receta, un consejo: sabrás que las patatas están listas cuando la piel esté arrugada y estén totalmente blandas. Para saber si las patatas ablandaron lo suficiente puedes pincharlas con un palillo. Sácalas del horno, deja que reposen durante cinco minutos y sírvelas aún calientes.

Patatas al horno con piel directas al paladar

 

Ingredientes

  • 1 kg. de patatas
  • 3 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de perejil
  • Orégano
  • Albahaca
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Para comenzar a preparar estas patatas al horno con piel, lo primero que tienes que hacer es precalentar el horno a 180°C para que tenga la temperatura adecuada en el momento de hornear las patatas.

A continuación, lava las patatas y córtalas en trozos medianos. Reserva.

En un mortero, tritura los dientes de ajo con una cucharadita de aceite de oliva y tres cucharadas de perejil hasta obtener una pasta.

Luego, enmanteca una bandeja para hornear y coloca los trozos de patatas sin que queden unos encima de otros y con la piel hacia arriba. Con la ayuda de una brocha, unta en cada trozo un poco de la pasta de ajo y perejil.

Ahora rocía sobre las patatas orégano, albahaca, sal y pimienta negra y mete las patatas en el horno. Déjalas horneándose a 180°C durante 35 minutos aproximadamente.